• ES una conversación amigable y respetuosa entre dos seres humanos.
  • NO ES un ciclo de conferencias impartidas por una autoridad, por alguien que sabe.
  • SE TRATA DE UN ENCUENTRO que facilita la acción de ponerse en contacto con lo que ya sucede dentro, con la propia y compleja realidad. Que solo puede ser transformada cuando es reconocida y entendida. De esa manera el que asiste a la escuela se va convirtiendo en un libro donde puede aprender a leerse, a conocerse.
  • NO TRATA DE TRANSMITIR nuevas informaciones, porque piensa que son las nuevas ideas, las reflexiones y convencimientos, los que producen cambios significativos en el interior. Lo que no es cierto, porque así se continúa siendo "analfabeto" del mundo propio y alejado de sí mismo.
  • PRETENDE INICIAR en el camino del propio conocimiento, que es lo único que produce un nacimiento, un despertar, un cambio en las profundidades, sin vacíos ni descontentos.
  • NO PERSIGUE MEJORAR, que es cambiar comportamientos y algunas actitudes, pero dejando sin cuestionar las raíces transmitidas, los cimientos introyectados. Cuando se procede así no se ha caído en la cuenta de que fuimos hechos desde fuera y cuál es el funcionamiento de un ser humano. Es una forma de actuar que crea vacío y descontento en lo más profundo.
  • ES UN ESPACIO para aprender a desplegarnos como seres inteligentes, haciéndonos preguntas sobre quiénes somos, qué hacemos aquí, qué pasa en las relaciones, por qué sufrimos, por qué no hay contento en lo más íntimo, etcétera. Interrogantes que requieren que descubramos las respuestas por nosotros mismos.
  • NO ES UN ESPACIO para aprender la obediencia, la pasividad, la dejación en manos de los otros y de las circunstancias de nuestras vidas.
  • ES APRENDER a darle una respuesta al movimiento que llevamos dentro de estar siempre bien y no sufrir, que surge de la humanidad de cada uno.
  • NO ES UN APRENDIZAJE basado en lo que "debes" pensar, sentir y hacer. "Deberes" que provocan todo tipo de acciones violentas, represivas, contra nuestra situación real, que seguirá sin resolverse y con un interior alterado, no pacífico.